loader image

A continuación te damos una serie de consejos para que los padres sepan cómo manejar los berrinches de los niños de 6 años manteniendo la tranquilidad, pero primero es necesario reconocer algunas habilidades que ellos tienen a esta edad

– Tienen un manejo del lenguaje mucho más amplio, son capaces de expresarse más claramente y de entender mejor nuestras explicaciones.

– Están aprendiendo a leer y a escribir, lo que representa posibilidades de nuevas estrategias en el manejo de emociones.

– Empiezan a entender mejor la relación causa y efecto. El pensamiento mágico que es típico de los niños más pequeños, empieza a desaparecer a esta edad, aunque aún su juego presenta mucha imaginación y fantasía.

– Pueden seguir presentando miedos a la oscuridad, los monstruos, a estar solo, etc.

– Disfrutan cada vez más el juego interactivo con otros niños, aunque a esta edad tienden a agruparse más con niños de su propio sexo.

– Entienden mejor los puntos de vista y los sentimientos de los otros, mostrando mayor empatía; aunque puede ser que aún tengan dificultades para compartir.

– Están desarrollando su sentido del humor; les gusta hacer chistes, adivinanzas y versos cortos.

– Ya son capaces de realizar muchas actividades por sí mismos como bañarse, vestirse, lavarse los dientes, etc.

– Disfrutan sentirse cada vez más independiente.

Esperaríamos entonces que un niño de seis años que ha alcanzado estos avances, pueda responder mejor ante la frustración que cuando era más pequeño; sin embargo, aún puede experimentar dificultades en controlar y expresar su enojo cuando: No puede obtener lo que desea, quiere hacer algo que no le es permitido, debe dejar una actividad que está disfrutando, tiene que enfrentar alguna situación que le genera miedo o ansiedad, se siente mal o está cansado, etc.

¿Cómo gestionar las rabietas de tus hijos de 5 a 6 años?

A continuación, algunas ideas y consideraciones para ayudarles a lidiar con las rabietas y berrinches de los niños/as, siempre desde la tranquilidad:

1. Asegúrate que a estas alturas tus hijos tengan claro que comportamientos son inaceptables

También es importante que conozca las consecuencias de tener estas conductas intolerables. Lo esperado sería que tu hijo/a a los 6 años supiera cuáles son las conductas inaceptables y sus consecuencias (deben ser significativas para él); si tienes duda qué tan claro lo tiene, pregúntale… Tener una charla sobre ello puede ayudar mucho a reforzar lo que ya sabe y asegurarte de que conoce los límites y las consecuencias.

2. Evita discutir con ellos y darle explicaciones cuando estén enojados

Nada de lo que puedas decirle será significativo para ellos si se encuentra justo en pleno llanto o rabieta. Siempre espera a que se calme para hablar tranquilamente con él y analizar juntos la situación. Estará mucho más receptivo.

3.Conecta causas y consecuencias

Cuando debas definir consecuencias para una rabieta o un mal comportamiento de tus hijos, trata de que esté relacionado a la falta. Si le habló mal a un adulto, deberá pedir perdón y afrontar la situación; si rompió sus anteojos en un berrinche, deberá cubrir el costo de los nuevos con su dinero, etc.

4. Conviértelo en un modelo

Si tiene un hermano pequeño o un primo, pídele que te ayude a que vean los comportamientos que se espera de ellos con su ejemplo en determinado lugar (el parque, el médico, el doctor, etc.). Los niños de seis, adoran ser modelo de los más pequeños.

5. Ofrécele reforzadores

Es verdad que no se debe premiar por todo a un niño; pero a los 6 años, puedes hacer tratos con ellos. Y en momentos que sabes que les cuesta, ofrecerles una actividad divertida, como jugar juntos en casa, ir al parque o comer un pastel más tarde si logran controlar su comportamiento.

6. Leer cuentos e historias

El que ellos ya estén inmersos en el proceso de lectura te da la oportunidad de leer junto a él cuentos e historias sobre niños o animales que enfrentan situaciones de enojo y aprenden maneras de manejarlas adecuadamente.

7. Reconocer los buenos comportamientos

Muchas veces reaccionamos solamente ante los malos comportamientos y los positivos los dejamos pasar. Es importante, que, si sus hijos logran un comportamiento adecuado en alguna situación que normalmente les cuesta manejar, se los hagas notar, los felicites y les hagan saber que reconoces su esfuerzo y te enorgulleces de ellos.

8. Revisar qué hay detrás de una rabieta

Si tus hijos están reaccionando con estos episodios de enojo más frecuentemente de lo normal, revisa si hay alguna situación detrás que les esté generando molestias: la llegada de un hermano, una mudanza de casa, cambio de escuela, etc.

Los 6 años son una edad maravillosa, empieza a ser mucho más fácil comunicarnos de verdad con nuestros hijos y eso hace que el proceso de definir límites pueda ser más fácil e iniciar una nueva etapa donde gradualmente los berrinches y rabietas queden atrás.

Categorías: Infantil

Abrir WhatsApp
Hola, lo puedo ayudar
OA Orientación y Asesoría
Hola, lo podemos ayudar?